25 diciembre 2011

Lo mejor de 2011 (II): Reediciones


Y para terminar nuestro repaso a loque ha dado de sí 2011, volvemos en esta ocasión sobre las reediciones de material previamente publicado que este año nos han llamado la atención. Si no teníais ya el material, ésta es vuestra ocasión de haceros con estos maravillosos cómics:

· Conan - la leyenda: 1-La hija del gigante helado (serie de tomos abierta). Kurt Busiek y Cary Nord. Planeta, 2011. Este año Conan ha vuelto a ponerse de actualidad con el remake en la gran pantalla protagonizado por Jason Momoa, actor que encarnaba a Khal Drogo en Juego de tronos. La verdad es que Conan ya lleva mucho tiempo entre nosotros, y quizá su versión más conocida fue la que dieron de las novelas de Robert E. Howard los cómics de Roy Thomas y John Buscema. Este año Planeta ha rescatado en tomos la colección que Dark Horse inició hace un par de años, en los que intentaba rescatar el espíritu original de las novelas de Conan en esta nueva serie, Conan - La leyenda, que iniciaron dos autores de prestigio: Kurt Busiek y Cary Nord. El resultado es una vuelta a las raíces de los personajes que no sólo gustará a los amantes del personaje, sino a los aficionados a la fantasía medieval y a las aventuras en general. Hablamos del cómic un poco más extensamente en abril.

· La cosa del pantano (3 tomos, uno por aparecer). Alan Moore y VVAA. Planeta, 2011. Otra de las reediciones más esperadas es la que también ha recogido planeta en tres tomos (queda pendiente uno por publicar, que será editado por ECC). La cosa del pantano es sin duda una de las obras maestras del cómic en general y de Moore en particular; el guionista británico consiguió de un título en horas bajas de DC hacer una obra maestra del terror y la introspección psicológica, haciéndose dueño de un personaje al que exprimió al máximo, dándole una vuelta de tuerca a su origen y relatando con él las aventuras de un ser elemental, con todo lo que ello conlleva. Metáfora del viaje iniciático, de la vida como camino, de la armonía universal, reivindicación ecologista, revisión de los mitos americanos, adaptación de Orfeo y Eurídice... La cosa del pantano es una obra maestra con todas las letras, una lectura necesaria para entender el viraje que experimentaron en los años 80 los cómics de superhéroes hacia un enfoque más adulto. Lo reseñamos en febrero y en septiembre.

· Voodoo Child: la leyenda de Jimi Hendrix (tomo único). Martin I. Green y Bill Sienkiewicz. Glénat, 2011. Glénat recuperó este año la extraordinaria biografía en cómic dedicada a Jimi Hendrix dibujada por el no menos extraordinario Bill Sienkiewicz. Una obra deslumbrante tanto en lo gráfico como en la aproximación que se hace a la genialidad de este artista que tan prontamente nos dejó. El conjunto es una obra monumental, al que lo único que le falta para tener un diez como conjunto es que se venda con un cd de la música de Hendrix para acompañar la lectura. Hablamos de esta obra en febrero.

· Starman (6 tomos). James Robinson y Tony Harris. Planeta, 2011. Starman es una de esas series que nunca tuvo el eco o el impacto de un Sandman, o un Animal Man, o una Cosa del Pantano, quizá porque su guionista no era un Gaiman, un Moore o un Morrison. Pero lo cierto es que esta serie regular, que abarcó un número importante de entregas, fue la obra titánica de un guionista consciente de querer contar una historia y controlándola férreamente desde el principio hasta el final. Starman entra de lleno en el género de superhéroes, pero le da su toque personal: un héroe que no quiere ser héroe; una reflexión sobre las relaciones paterno-filiales, sobre el peso de la responsabilidad. Junto a la brillante tarea de Robinson a los guiones, nos encontramos a un Tony Harris que tuvo un vasto terreno por explorar y en el que poder experimentar y apuntalar su peculiar estilo anguloso y claroscuro. Reseñamos su primer número en abril.

· Vida y muerte del Capitán Marvel. Jim Starlin y VVAA. Panini, 2011. Otro título que cae de lleno en el territorio de los superhéroes pero que sabe superarlo inteligente es esta obra de Jim Starlin, escrita tras la muerte de su padre. Tras las aventuras del Capitán Marvel, un héroe galáctico como toda la rama Marvel de aventuras como krees, skrulls, shi'ars, y tantas otras razas estelares, Starlin sabe trascender el género para contar una historia que habla de la vida de la fama, y en ocasiones nos parece entrever en ella ciertos ecos de los tratados del arte de bien morir renacentistas, contando la muerte del personaje. Estamos ante un momento importante del universo Marvel: no es cada día que uno de sus personajes muere para no volver jamás (como debería, por otra parte; pero ya sabemos que la idiosincrasia de estos peculiares universos se rige por leyes muy complicadas). En definitiva, un cómic que supuso un hito en el género cuando apareció por primera vez. Hablamos de él en mayo.

· American Splendor 1. Harvey Pekar y VVAA. La Cúpula, 2011. Harvey Pekar es uno de los autores más importantes del comix norteamericano porque supo llevar el medio a un nuevo territorio: el de lo familiar, de lo cotidiano, de lo real. Hasta ese momento, pocos podrían sospechar que las poco interesantes historias de un tío mediocre, metido en un trabajo aburridísimo, y preso de las más diversas manías, podían ser ni remotamente atractivas. Pero Pekar lo consiguió (quizá parte del mérito tiene que llevárselo Robert Crumb, amigo personal de Pekar y uno de los responsables de que éste tomara los lápices para narrar su propia vida), abriendo la puerta al cómic de rasgo autobiográfico y de paso inaugurando una nueva perspectiva del medio, en el que ya no hacía falta contar las historias de seres enpijamados que salvaban al mundo del apocalipsis. Lo reseñamos en mayo

· Animal Man (tomo único). Grant Morrison y VVAA. Planeta, 2011. Otro caso curioso en el mundo de los superhéroes. Grant Morrison es un guionista del que se puede esperar de todo menos una serie ortodoxa. Siempre nos sorprenderá con algo curioso, y ése es el caso de Animal Man, una serie regular del universo DC que durante 26 números estuvo escrita por este autor, y durante los cuales se apropió totalmente del personaje para contar historias relacionadas con la ecología, los derechos de los animales, e incluso llegando a experimentar sobre la propia voz narrativa en los cómics. La época de Morrison en Animal Man representa, pues, una etapa cerrada, autosuficiente y brillante como pocas, a la altura de los otros grandes nombres que publicaban en ese momento (Gaiman, Moore...). Hablamos de él en junio.

· Todo Barrio (tomo único). Carlos Giménez. Random House - Mondadori, 2011. Mondadori, con muy buen tino, ha ido reeditando estos años las series de Carlos Giménez en integrales. En octubre le tocó el turno a Barrio, una especie de continuación natural de otras de sus obras regulares, Paracuellos y Malos tiempos, en los que somos testigos de las historias cotidianas de la posguerra española. Desde un punto de vista cercano, con historias sencillas y verídicas, Giménez nos acerca al drama de una sociedad que tenía que bregar con la inmensa pobreza del país, el miedo, la censura... pero también con la picaresca. Giménez ofrece una mirada tierna, pero descarnada, sin omitir pasajes grotescos, pero también sabe ver la otra cara, y darnos momentos más dulces o jocosos, puesto que, puestos a ofrecer un fresco de la época, el mosaico tiene que ser completo. Giménez consigue así trazar ese retrato de la época de forma vívida y sentida. Barrio es una de esas obras que ha vertebrado el cómic español. Hablamos de ella en octubre.

· El discurso del cómic. Luis Gasca y Román Gubern. Cátedra, 2011. Como colofón, no podemos dejar de reseñar la reedición de un clásico de la teoría del cómic como es El discurso del cómic de Gasca y Gubern, un libro de referencia para los investigadores del medio que hacía muchos años que Cátedra había editado y que ahora ha visto reeditado en un nuevo formato. Publicado este año en tapa dura, con un tamaño superior, con más de 500 páginas, corregido y actualizado, El discurso del cómic es un ingente trabajo que recopila el inventario de convenciones utilizadas en la narrativa gráfica, con más de 1.600 ejemplos en viñetas que van desde los clásicos de principio de siglo XX hasta cómics editados muy recientemente. El trabajo de Gasca y Gubern, mejorado y ampliado desde sus ediciones anteriores, que databan ya de 1988, se pone al día en un análisis pormenorizado sin precedentes. Este verdadero corpus semiótico para entender el lenguaje del cómic resulta tanto una lectura amena para el interesado en la materia como un verdadero apoyo para los investigadores. Un clásico que hay que tener.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...