29 diciembre 2010

Lo mejor de 2010 (I): Novedades

Imagen de la sección aparecida en el periódico. Click para ampliar.

Termina 2010, un año prolífico en obras interesantes. Hoy hacemos recuento y destacamos lo que, para nosotros, han sido los mejores cómics del año. Esta lista completa la aparecida en la sección Tebeo de verdad del periódico Ultima Hora, que se ve limitada por cuestión de espacio.

El iconoclasta Crumb publicó este año el enorme tomo Génesis, la transliteración del libro homónimo al cómic. Y no es ésta una adaptación paródica ni satírica: se trata de un trasvase íntegro -los cincuenta capítulos- y fiel del original, que Crumb plantea como un desafío a su capacidad narrativa y gráfica. Con su peculiar estilo, este Génesis resulta una obra detallada, oscura, realista, que no omite pasajes escabrosos, y que nos fuerza a releer el original con nuevos ojos.

No ha sido Génesis la única obra que este año nos ha llegado de Robert Crumb, sino que, en colaboración con David Z. Mairowitz, La Cúpula editó Kafka, una obra a medio camino entre la novela gráfica y el ensayo biográfico. Como si de un estudio se tratara, el autor realiza una interpretación de algunos cuentos del autor checo a la luz de sus vivencias, ofreciendo datos, razonando posibles orígenes de los relatos analizados. Una obra ideal para los amantes de la literatura.

Más que en 2009, también se distribuyó en 2010 la genial deconstrucción de Pinocchio de Winshluss (Smart Monkey). El autor acomete la titánica tarea de tomar la historia original de Collodi para insuflarle nueva vida y no darle concesiones al lector con versiones edulcoradas o infantiloides. La trama original sirve a Winshluss para acometer temas de actualidad: el militarismo, el poder totalitario, la contaminación global, la explotación infantil, la soledad... En una obra que no necesita palabras para ser impactante al lector.

Dentro del género de superhéroes, a pesar de la ingente cantidad de títulos editados, nos quedamos con éste, que ha tenido mucho resueno mediático gracias a su versión cinematográfica. En Kick-Ass, Millar plantea algo que sorprende por lo sencillo de su planteamiento: ¿qué ocurriría si alguien "normal" se pusiera un buen día a hacer de superhéroe? Bajo esta premisa corre un cómic ágil, bien narrado, ultraviolento y al que algunos han comparado a ver un film de Tarantino pero en viñetas.

Una china en mi zapato nos sorprendió con el delicioso álbum Pirueta, del francés Charles Dutertre. Con una estética ciertamente naïf, el autor se encarga de rememorar su infancia en el campo francés durante los veranos que pasaba con sus abuelos. Los recuerdos van fluyendo y de lo insustancial llegamos a fragmentos de emoción contenida muy bien narrados. Una sorpresa muy agradable y una lectura muy recomendada.


· El hombre de arena. Federico del Barrio y Mai Prol. Edicions de Ponent, 2010.
Basado en el relato original de E.T.A. Hoffman, El hombre de arena no es un cómic al uso; se trata más bien de una versión del cuento contada a pie de página de las ilustraciones de gran formato de Del Barrio. Con un recurso muy italocalvinesco, la estructura de la narración (un cuento de terror donde se juega con lo real y lo artificial) se basa en una tirada de tarot donde todos los elementos cobran significado dentro del relato. Del Barrio utiliza un blanco y negro sucio para dar forma a ese ambiente misterioso del romanticismo negro al que pertenece Hoffmann. Una obra inquietante y deliciosa.

· Scalped, de Jason Aaron y R.M. Guera. Planeta, 2010.
Si hay una serie que destaca de entre las que se publican del subsello Vertigo DC, ésa es Scalped. Jason Aaron ha sabido construir una brillante trama de serie negra ambientada en el mundo de las reservas indias, con un jefe nativo con un pasado turbio y un agente doble infiltrado en la reserva con un montón de problemas a cuestas. Tanto la narración como el apartado gráfico brillan por su calidad, y el producto sería fácilmente exportable a una serie de televisión de éxito, tal como se ha hecho con The Walking Dead. Lo dicho, de los mejores cómics seriados de la actualidad.

Chosp cuenta la historia del hijo de los gobernadores de Tee-ville. Dentro de un mundo de guapos, Chosp es más feo que un pecado, por lo que resuelve ir en busca de sus orígenes. Con un dibujo estilizado, curvilíneo, simpaticote y kawai, y unas situaciones delirantes, bebe directamente del Akira Toriyama de Dr. Slump, no sólo por el humor surrealista, sino por la estructura de la historia o la caracterización de los personajes. De lo más divertido del año.

El autor consagrado pero de escasa obra David Mazzucchelli (Daredevil: Born Again) volvió por la puerta grande este año con Asterios Polyp, una fabulosa novela gráfica sobre la crisis existencial de un arquitecto de mediana edad y sus recuerdos vitales. Sobre esta anécdota, nuestro autor articula una obra experimental, en la que pone en juego los más diversos recursos narrativos, puestos al servicio de la trama. Una obra personal, arriesgada, que no arriesga por moda, sino por convicción: uno de los mejores cómics, quizá, de la década.

· Mentrestant. Jason Shiga. Edicions 62, 2010.
La brillantez de una obra como Mentrestant (editada en catalán, de momento, por Grup 62) no se encuentra en la historia -un chico que sale a pasear, compra un helado y encuentra a un científico que le invita a jugar con sus inventos- sino en el increíble planteamiento narrativo de la obra. Como en los libros de Elige tu propia aventura, es el lector el que construye la narrativa a base de elecciones que modificarán la historia y que complican el proceso de maquetación hasta un punto kafkiano. Una visión innovadora y original del cómic, una apuesta arriesgada y un referente a seguir.

En próximas entregas repasaramos las mejores reediciones de este año de material ya publicado anteriormente y las mejores ediciones de libros ilustrados.

[Este texto es original de http://iconotropia.blogspot.com y fue escrito por Josep Oliver.]
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...