09 abril 2011

Conan - la leyenda: La hija del gigante helado

El cambio de los derechos de la serie de cómic Conan de Marvel a Dark Horse ha supuesto una revitalización del personaje creado hace ya más de 70 años por Robert E. Howard. Con un nuevo planteamiento arranca la colección Conan - La leyenda, que nos trae la editorial Planeta y que para abrir boca cuenta con los guiones de Kurt Busiek (Marvels, Astro City) y los dibujos de Cary Nord (Daredevil).
Con este cómic me ha pasado como a Busiek en su introducción. En ella, el guionista confiesa que de joven no le interesó mucho como lector el cimmerio semidesnudo, pero que durante una enfermedad en la que tuvo que estar postrado en cama, tuvo oportunidad de conocerlo mejor y disfrutar de sus historias. A mí me ha ocurrido lo mismo con este cómic. Nunca he sido un gran lector de Conan (a excepción de algún voluminoso tomo que había en casa, propiedad de mi padre, y cuyos dibujos -firmados por el gran John Buscema o el, a mí parecer, sobrevalorado Barry Windsor Smith en este caso- me fascinaban completamente. Es por ello que nunca fui lector suyo, pero en esta ocasión me dejé guiar por el instinto y la confianza que supone el nombre de Busiek. Y no me equivoqué, porque de hecho, lo que pretende éste es volver a las raíces del personaje (tomando como fuente de inspiración directa los relatos del propio Robert Howard), y el resultado son historias trepidantes, aventuras llenas de acción, sensualidad, pero tampoco exentas de algún motivo de reflexión (como es el caso de los orígenes y consecuencia de la inmortalidad de los hyperbóreos). Son historias narradas con muy buen pulso, que enganchan al lector, que buscan su complicidad y dejan con ganas de más. No esperaba tener ganas de comprar el segundo tomo, pero es lo que haré. Arropado por la calidad de los guiones, Cary Nord entrega unos dibujos de gran belleza y dinamicidad, cuya característica especial es que se han coloreado digitalmente desde el lápiz, sin pasar por el entintado. El resultado da una impresión como más acorde con la historia fantástica que se cuenta. No deja de ser una opción más, porque visto el arte de Nord a los lápices (como se demuestra en los incluidos al final de tomo), uno no sabe si quedarían mejor sin pintar, simplemente en blanco y negro, o entintados, o con el color con el que nos los entregan. Nord ofrece unas figuras vigorosas, llenas de movimiento y sensualidad, por más que en algunas ocasiones se queden en algo demasiado pudoroso (a estas alturas de la vida, ¿tememos ver desnudos integrales -coherentes con la historia, claro- en una historia de Conan? Por lo visto, sí). El color de Dave Steward está muy bien aplicado y permite evocar esa sensación de fantasía que la serie requiere. En conclusión, una buena lectura: no le pidamos complicadas reflexiones metaliterarias ni concienciaciones filosóficas: este volumen es simplemente un volumen de historias de Conan, emocionantes y bien narradas. Y eso es lo que deben ser.

4 comentarios:

Transmetropolitan dijo...

Yo sí que soy aficionado a las historias del cimmerio y puedo decir que este nuevo Conan de Dark Horse es lo mejor que se ha hecho del bárbaro en muchos años.

Conan siempre tiene su grupito de lectores incondicionales, pero esta serie (que empezó hace 5 años ya, por cierto), está volviendo a ponerlo de moda.

Josep Oliver dijo...

Efectivamente. Creo que esta serie, seas o no fan o lector habitual de Conan, tiene mucho potencial.

oscar dijo...

esta muy bien sobre todo los primeros numeros con busiek luego con altibajos pero mantiene el nivel, yo nunca fui seguidor de conan y la verdad ke me engancho y e seguido con el conan de marvel kull el conquistador etc etc

oscar dijo...

esta muy bien sobre todo los primeros numeros con busiek luego con altibajos pero mantiene el nivel, yo nunca fui seguidor de conan y la verdad ke me engancho y e seguido con el conan de marvel kull el conquistador etc etc

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...