23 agosto 2019

‘One Punch-Man’: here comes the hype

One Punch-Man 1
Hace un tiempo conocíamos a través de Guía del Cómic que en Francia One Punch-Man lleva vendidos 80.000 ejemplares de su primer número. En pocas semanas, este título ha pasado a estar en boca de todos. O al menos, en internet: reseñas, memes, referencias, fanarts… La versión animada del manga, sin duda, ha ayudado a este enorme hype de la serie, escrita por One y dibujada por Yusuke Murata (autor de Eyeshield 21). Si no la conoces, ésta es tu oportunidad. Y si es que sí, voy a intentar dar mi opinión una vez leído este primer tomo que en castellano acaba de editar Ivrea.

One Punch-Man cuenta la historia de Saitama, un joven que ha conseguido un superpoder por el que derrota a sus adversarios de un solo puñetazo. Pero al mismo tiempo, Saitama que no siente ninguna emoción con sus logros: sus victorias son tan aplastantes que no significan nada para él. Lo que no será óbice para que continuamente se encuentre con nuevos adversarios que pongan a prueba su fuerza.

Nacida como serie en formato web-cómic en 2009, One Punch-Man, iniciada por One, empezó más tarde a contar con los dibujos de Yusuke Murata, y en 2012 dio el salto al papel apareciendo en Young Jump. El manga fue adaptado a una serie a cargo del estudio Madhouse y se estrenó a finales de 2015.

One Punch-Man está destinada a ser el relevo natural de obras como One Piece, Bleach o Naruto. Los autores, como Eiichirō Oda, Tite Kubo o Masashi Kishimoto (creadores, respectivamente, de las obras citadas) se han formado en la adoración total a Akira Toriyama, y es en su obra magna donde tenemos que situarnos para entender One Punch-Man. Porque ésta es una serie que no busca mucho más: hay luchas, luchas, humor descerebrado, malos con trajes que van desde los homenajes al kaiju a series como Sailor Moon o Ataque de los titanes, y más luchas.

Así, entre secuencias de espectaculares splash-pages, encontramos momentos de humor surrealista y descerebrado. Conscientes de intentar dotar de algo más de profundidad al personaje, a medida que el tomo avanza, la historia retrocede para contarnos la vida de Saitama anterior a sus poderes, y marcarnos cómo consiguió sus poderes. Y, mientras tanto, más escenas de combate. One Punch-Man está realizada con garra, con un endiablado ritmo narrativo, y ofrece todo lo que este tipo de cómic de acción puede dar: leñazos a mansalva y destrucción urbana a cascoporro, todo ello regado con diversas situaciones cómicas que aligeran la trama y alguna que otra enemiga de buen ver.

¿Es una obra maestra? En absoluto. ¿Se lee con gusto? Pardiez, sí. Es divertido, y en un ratito se puede dar buena cuenta del tomo. ¿Está justificado el hype? Me atrevo a decir que no, porque en definitiva es más de lo mismo: un producto que se adecua a un segmento de lectores muy concreto, que pide más y más de lo de siempre. One Punch-Man se lo ha dado, y no podemos culparle por hacerlo.

[Reseña originalmente aparecida en Fancueva]

22 agosto 2019

‘Spiderwoman 3: Cambio de marcha’, la maternidad y Jessica Drew

Spiderwoman 3
Dentro de la renovación en la que se encuentra inmerso el universo Marvel en los últimos años, grandes crossovers aparte, destaca la importancia progresiva que han conseguido los personajes femeninos y que han intentado atraer a un nuevo público cada vez más heterogéneo. No ya los cómics, sino las historias de superhéroes no son sólo coto de postadolescentes masculinos, parece querer decirnos la editorial de la Casa de las Ideas, sino que hay historias para todos. Pero esa afirmación tiene que certificarse con actos, y ahí están títulos que, en diferentes medidas, lo han logrado: la Hulka de Charles Soule (que antes de ser guionista era abogado, como la protagonista) y Javier Pulido, la Ms. Marvel de G. Willow Wilson, o la Bruja Escarlata del veterano James Robinson, a pesar de que en esta renovación lo que de verdad se echa de menos es la autoría femenina, que de verdad podría suponer una diferencia y un ejemplo de que realmente pueden cambiar las cosas.

De esta manera, uno de los cómics que destacó en 2016 en este renovación marveliana fue la nueva cabecera de Spiderwoman. En España, el tomo es el tercero en la numeración de los volúmenes 100% Marvel, pero en realidad recoge lo que sería el inicio de la quinta serie regular de la cabecera protagonizada por Jessica Drew. Así que, aunque no lo parezca, el cómic puede leerse absolutamente sin necesidad de los dos anteriores. En él, encontramos a Spiderwoman haciendo equipo con el ex periodista Urich y el ex villano Puercoespín trabajando en una agencia de detectives. Nuestra superheroína está embarazada, y además en avanzado estado de gestación, lo que la obligará a tomarse las cosas con cierta tranquilidad (lo que señala el título del tomo), aunque con el carácter de Jessica Drew eso será difícil. Pero lo cierto es que a los problemas les da igual si Jessica está encinta o no, y las situaciones complicadas se sucederán una tras otra.

Dennis Hopeless sabe navegar entre dos aguas: la de un personaje que le pide otro tipo de narrativa, más costumbrista e intimista, y la necesidad de seguir una historia de superhéroes tradicional. Y quizá lo que hubiera marcado la diferencia habría sido seguir lo primero y dejar lo segundo, que es lo que se ha estado haciendo en Marvel durante los últimos cuarenta años. Era el momento de apostar por algo diferente. Y es cierto que el cómic es muy entretenido: cómo Spiderwoman se libra de los skrull en la clínica ginecológica con la ayuda de varias alienígenas embarazadas es bastante divertido. O incluso la parte más humorística, que apela a los lugares comunes y tópicos del embarazo y el postparto, en los últimos números del tomo, consigue una lectura bastante agradable. Pero Hopeless podría haber ido más allá, podría haber hecho de la criatura que va a nacer el principal protagonista, y un momento como el de Jessica dando a luz se desaprovecha de una manera importante. También el hecho del misterio sobre quién es el padre de la criatura es algo raro: en un principio, parece centrarse en el chismorreo en sí, para luego ser solucionado muy rápidamente con una confesión de Jessica Drew a Carol Danvers.

Javier Rodríguez (Daredevil) está fantástico en el dibujo, y el conjunto se salda con buena nota, pero dado que el tema del embarazo, desde el punto de vista puramente femenino, ha sido muy poco tratado en Marvel (Bruno Orive nos hace una pequeña cronología en la introducción del tomo, pero no queda demasiado claro), esta Spiderwoman podría haber sido un cómic mucho más atractivo si hubiera tenido más voluntad de ruptura, más inquietud de ponerse del lado feminista. En definitiva: como cómic, se salda con una buena nota; como cómic diferente, le falta un noséqué para ser completo.

[Reseña originalmente publicada en Fancueva]

14 agosto 2019

Destacados de las novedades de Panini de agosto 2019

De las novedades que Panini ha anunciado para este mes y que ya se encuentran en tiendas, queremos destacar las siguientes:
Una nueva tentativa de llegar a un nuevo público femenino y joven, como ya hicieran con la Chica Ardilla, Ms. Marvel o Gata Infernal, ahora con Avispa. Estética renovada y estilo manga para este tomo.

Soy superfan de Jessica Jones desde su primera edición en cuadernillos y todavía bajo el nombre de Alias. Tras un tercer tomo, el equipo creador, Brian M. Bendis y Michael Gaydos, dejan la serie en manos de Kelly Thompson y Mattia de Iulis. Miedo me da porque será, o tendrá que ser, un enfoque diferente al del gran guionista noir Bendis. Habrá que darle una oportunidad.


Mark Waid y Ron Garney tuvieron dos etapas monumentales en el Capitán América. Este tomo aglutina esa segunda etapa. Efectivamente, se trata de un atemporal imprescindible: una de las mejores sagas jamás escritas para el Centinela de la Libertad.

Hace unos meses sentí cierta nostalgia por los cómics del lado oscuro de Marvel y me agencié algunos de la colección de Hijos de la Medianoche, pero ahora mismo son cómics muy difíciles de encontrar que no habían tenido una nueva oportunidad. Son ciertamente irregulares, pero entre ellos hay algunas pequeñas joyas. Ahora, con buen tino, Marvel reedita este tochazo de más de 400 pgs que hará las delicias de los fans del Motorista Fantasma, Morbius, etc. Seguramente reincidiré.

28 julio 2019

Reseñas en UH: 'Drácula', de Mike Mignola (Norma)

(Click para ampliar)

Reseñas en Ultima Hora; la deseadísima reedición, tras veinte años, del Drácula, de Mike Mignola y Roy Thomas (Norma), que tenéis desarrollada aquí. Breves para La sangre extraña, de Sergi Puyol (Apa Apa), que en Papel en Blanco pudo recibir más espacio, y Su majestad el gato 1, de Akihiro Kimura (Norma).

14 julio 2019

Reseñas en UH: 'Ventiladores Clyde', de Seth (Salamandra Graphic)

(Click para ampliar)

Reseña en Ultima Hora de Ventiladores Clyde, la obra que Seth ha tardado veinte años en ofrecernos completa. Tenéis una reseña completa aquí. Breves para Lo que la noche sabe, de Carlos Salem e Iñaki Echeverría (Navona), y El primer hombre, de Jacques Ferrandez sobre un texto de Camus (Alianza), del que hablamos aquí.

30 junio 2019

Reseñas en UH: 'Epiléptico', de David B. (Salamandra Graphic)

(Click para ampliar)

Reseñas en Ultima Hora: Epiléptico, de David B. (Salamandra Graphic), reedición del extraordinario clásico de los años 90. Tenéis una reseña más extensa aquí. Breves para La cantina de medianoche, de Yaro Abe (Astiberri), del que pudimos escribir más holgadamente aquí, y El club de las canguro 3, ¡Bravo Mary Anne!, de Raina Telgemeier (Maeva).

16 junio 2019

Reseñas en UH: 'Mi vida en barco', de Tadao Tsuge (Gallo Nero)

(Click para ampliar)

Reseñas en Ultima Hora: Principal para Mi vida en barco, de Tadao Tsuge (Gallo Nero), de la que tenéis una versión más extensa aquí, y que ha conseguido un hueco en los Esenciales 201.9 de la ACDCómic. Breves para El cantar de Aglaé, de Anne Simon (La Cúpula) y La pieza, de Fernando Llor y Rafael Vargas (Evolution Comics/Panini).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...