24 diciembre 2011

Lo mejor de 2011 (I): Novedades.

 (Imagen de la sección aparecida en el periódico. Click para ampliar.)


TdV 165: Lo mejor de 2011

Termina 2011, un año en el que, además de buenos cómics, se han reeditado grandes obras del noveno arte. Hoy hacemos recuento de lo que, para nosotros, han sido las mejores novedades del año. Para Ultima Hora e Iconotropía, estos son los cómics imprescindibles de 2011:

· Bodyworld. Dash Shaw. Sins Entido/Apa Apa, 2011.
Un extraño científico llega al pueblo de Boney Borough para investigar las propiedades psicotrópicas de la flora local. El descubrimiento de una planta que provoca un extraño efecto en quien la consume será el catalizador de toda una serie de eventos imprevisibles. Dash Shaw vuelve a demostrar en Bodyworld, este cómic experimental que se lee de forma novedosa (fue publicado originalmente en internet como una gigantesca imagen vertical), que los límites del medio aún están por explorar. Un cómic arriesgado que titula con nota alta. Lo reseñamos con más detalle en abril.
· Four Color Fear. VVAA. Diábolo, 2011.
Diábolo recuperaba en Four Color Fear el espíritu de los cómics norteamericanos anteriores a la censura del Comics Code: tebeos que eran un derroche de imaginación donde todo era posible. Four Color Fear es como revisar capítulos de La dimensión desconocida, o ponerse viejas películas de terror de la Universal. Las historias, de autores luego tan conocidos como Wally Wood, Joe Kubert o Frank Frazzetta, poseen ese encanto de lo antiguo, que a veces pasa por lo surrealista, lo ingenuo, pero también por lo escabroso o lo políticamente incorrecto. Este cómic, junto al Strange Suspense 1 que recoge lo mejor de Steve Ditko de esta época y que también ha publicado Diábolo, son dos joyas del cómic clásico que uno no debería perderse. Lo reseñamos con más detalle en abril.

· Simbad. Christophe Arleston, Audrey Alwett y Pierre Alary. Dibbuks, 2011.
Una visita a las Mil y Una Noches: eso es lo que nos proponen estos tres autores galos, que con su visión de Simbad, nos traen un maravilloso mundo de aventuras. Un cómic de corte clásico, con un dibujo que une lo mejor de la tradición francesa con las innovaciones del lenguaje del manga, en una historia deliciosa y divertida, que pueden disfrutar todo tipo de lectores. La búsqueda de Simbad de sus orígenes da pie a una aventura en la que no falta amor y humor. Lo reseñamos con más detalle en junio.


· El azul es un color cálido. Julie Maroh. Dibbuks, 2011.
Quienquiera que se haya enamorado se reconocerá entre las páginas de esta obra. Las dudas, las indecisiones, la pasión, las decepciones, el placer y el dolor... Pero, sobre todo, el descubrimiento glorioso del primer amor y de la sexualidad. Todas esas sensaciones que viven los enamorados las encontramos representadas en El azul es un color cálido. Estamos ante un cómic muy bien narrado, poderosamente emocionante, que con toda probabilidad gustará al lector por su capacidad asombrosa de empatizar con él. Hablamos de él en julio.


· La saga de Atlas y Axis. Pau. Dibbuks, 2011.
Atlas y Axis deciden viajar al norte tras el brutal saqueo de su aldea por parte de los lobos. En su camino de venganza se encontrarán con diversos personajes que completarán su aventura. Pau vuelve a mostrar en el inicio de esta nueva saga su dominio del medio, tejiendo una historia de aventuras, donde el humor marca de la casa, los paisajes mallorquines, los personajes tiernos y bien trazados y la reflexión también saben estar presentes. Le dedicamos nuestro tiempo en octubre.

· Històries del barri. Gabi Beltrán y Tomeu Seguí. Dolmen, 2011.
Dos de los mejores autores isleños unen fuerzas en Històries del barri para contar las vivencias de uno de ellos en el barrio chino palmesano de los años ochenta. En un ambiente que se nos antoja ahora sórdido se ancla la memoria, que va tirando del hilo para ofrecernos historias que reflexionan sobre el paso del tiempo, la amistad, los valores que vamos cambiando en la vida, o las relaciones paterno-filiales. No en vano esta obra ganó el Ciutat de Palma de cómic 2010.


· La muchacha salvaje: Nómada. Mireia Pérez. Sins Entido, 2011.
Acogida con fervor por la crítica, la ópera prima de Mireia Pérez nos ofrece la historia de una joven que pertenece a una tribu nómada y que, no conforme con su destino, iniciará un viaje que la llevará a conocer nuevas gentes y lugares que le ayudarán a comprender mejor su identidad. La autora, en su peculiar estilo que nos recuerda a autores galos como Sfar o Blain, se ha hecho con este cómic con el premio Fnac-Sins Entido 2010.



¿Opiniones, divergencias, contrastes, amenazas, dudas?

[Otros ránkings en la blogosfera:
· Abandonad toda esperanza: Lo mejor de 2011.
· La Central.]
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...